Idioma EspañolEnglishFrançaisromână

Exige Dignidad

Gracias por tu apoyo

La acción

Actual

1.681

Foto: Manifestación publica en la ciudad de Cluj-Napoca, en Rumania, para marcar el Día mundial del hábitat. La acción fue organizada conjuntamente por Amnistía Internacional, ONGs locales y representantes de comunidades romaníes afectadas por desalojos forzosos.3 Octubre 2011 © Joshua Gross, Joshua Tree Photography

Te instamos a defender lo que gobierno de Rumania no está defendiendo. Pide al primer ministro de Rumania que ponga fin a los desalojos forzosos.

El derecho a una vivienda adecuada es un derecho humano al que todas las personas tienen derecho sin discriminación. Sin embargo, en Rumania, el derecho a la vivienda no está protegido adecuadamente en la legislación vigente.

Esto afecta a toda la población de Rumania, especialmente a los más pobres y desfavorecidos. La comunidad romaní se ve afectada de forma desproporcionada. Se le niega el derecho a una vivienda adecuada y en consecuencia se le somete a una constante pobreza, inseguridad y exclusión social.

A pesar de la obligación de Rumania de proteger el derecho a una vivienda adecuada para todas las personas en virtud de las normas internacionales y regionales de derechos humanos, los romaníes y otras personas que viven en asentamientos informales siguen siendo vulnerables a los desalojos forzosos.

En los últimos 10 años, numerosas comunidades romaníes han sido desalojadas por la fuerza y reasentadas en las inmediaciones de vertederos de basura, plantas de tratamiento de aguas residuales o zonas industriales, a las afueras de las ciudades. Estas violaciones de derechos humanos causan un tremendo impacto emocional y social en las vidas de las personas, familias y comunidades que tienen que hacer frente a diario al desafío de que se les niegue un lugar igual en la sociedad.

Las autoridades rumanas deben poner fin a los desalojos forzosos, y deben adecuar sin más demora su marco jurídico nacional en materia de vivienda a las normas internacionales y regionales de derechos humanos.

Firma esta petición...

Primer Ministro, Victor Ponta, Bucharest, Rumania

¡La vivienda es un derecho humano y todas las personas deben disfrutarlo sin discriminación! Está definido con claridad en el derecho internacional de los derechos humanos que Rumania ha suscrito. Sin embargo, las leyes y prácticas rumanas en este campo van muy a la zaga de las normas internacionales de derechos humanos.

En todo el territorio de Rumania, las comunidades romaníes y otras personas que viven en viviendas informales son objeto de desalojos forzosos ilegítimos y de amenazas de desalojos forzosos. En muchos casos se quedan sin hogar, sufren segregación racial y son reasentadas en condiciones habitacionales inadecuadas, sin que las autoridades locales rindan cuentas de las violaciones de derechos humanos debido a las lagunas existentes en la legislación nacional.

Lo insto a tomar medidas para garantizar que todas las personas pueden vivir con dignidad, a proteger el derecho a una vivienda adecuada en la legislación nacional, a poner fin a los desalojos forzosos ilegítimos y a brindar protección a todas las personas, incluida la comunidad romaní.